Es algo muy común actualmente que se presente morosidad en los pagos de viviendas alquiladas. Las estadísticas indican que cada día suben más los porcentajes de desalojos por impago. Es que son varios los factores que inducen a una morosidad en la renta. Como el despido del trabajo o una caída violenta de los ingresos si el inquilino es un pequeño empresario. Además de otros imprevistos.

Estos son factores determinantes, pero no son premeditados con una intención deliberada en no pagar el alquiler. Sin embargo, Hay personas que son unos profesionales en morosidad. Son aquellos que conocen las leyes y reglamentos y buscan el artificio para embaucar a propietarios inexpertos.

De esta manera, por su incapacidad para reconocerlos, caen en el engaño y sufren problemas de impago o  sub arrendamientos. Asimismo causan destrozos y averías a la vivienda además de que causan problemas para desalojar.

Conozca algunas de las características más resaltantes en los profesionales de la morosidad y téngalas en cuenta al buscar inquilino.

Contrate siempre el mejor seguro de impago de alquiler y manténgase siempre protegido

Selección de los inquilinos

  • Es sospechoso cuando un aspirante a inquilino ofrezca cuatro o cinco meses de renta por adelantado, sin exigirlos. Con el objetivo de solapar la falta de requisitos que garanticen los ingresos para efectuar los pagos de las mensualidades. Tenga cuidado, es posible que este sea el inicio de una terrible pesadilla y tal vez el único dinero que vea por este concepto.
  • Asimismo, si en los documentos que recibe del aspirante a inquilino se descubre, que el endeudamiento es mayor al 35% de sus ingresos, tenga cuidado. No es de fiar.
  • Además, revise bien si concuerda toda la documentación que soporta los ingresos. Fechas de contratos de trabajo con declaración de la renta, por ejemplo.
  • También es importante revisar si la documentación entregada es genuina. Por ejemplo solvencias o planillas de pagos de nómina con ingresos modificados. Hoy día la tecnología permite realizar trabajos que impiden ser detectados fácilmente si no se tienen experiencia en ello. Como es el caso de arrendadores particulares.
  • Cuando el grupo familiar es muy pequeño y buscan en alquiler grandes viviendas es algo sospechoso. Es posible que el aspirante a inquilino esté pensando en subarrendar, tal vez no sea así, pero es preferible ser prevenido.
  • También hay que ser suspicaz cuando los aspirantes a inquilinos, sugieren al propietario que los servicios sigan a nombre del arrendador. Lo cual constituye un peligro ya que si el inquilino no los paga, el propietario tiene que hacerlo. Pues de acuerdo a la ley se interpretaría como una medida de coerción del propietario al inquilino.
  • De igual forma es sospechoso que el inquilino le haga la propuesta al propietario de pagar en metálico para que no tengan que declarar el alquiler. Esto con seguridad le ocasionará problemas a futuro.
  • Cuando el futuro inquilino dice “sí a todo” es sospechoso. No les importa si la vivienda no está en muy buen estado o si la renta es muy alta. No discuten por ello ni exigen que las arreglen antes de alquilárselas. Es posible que tengan toda la mala intención de no pagar. Por lo tanto no les importa si la casa tiene problemas, igual no pagaran.
  • Así mismo, se debe tener mucho cuidado con aquellos aspirantes que no presentan documentos ni garantías de ningún tipo, justificando que cobran en “B”.

Tenga cuidado de personas que presenten algunos de estos comportamientos o características. Posiblemente sea un profesional de la morosidad, y si es así se encontrará en graves problemas. Es preferible ser un poco indiscreto y averiguar bien, que ser un futuro propietario con un inquilino que no paga la renta.

Revise ahora los mejores seguros de impago de alquiler low cost para que cuente siempre con la mejor opción

La gestión del alquiler

Hay comportamientos característicos en las personas que son índice de que se pudieran presentar problemas con el inquilino.

  • La falta de información por ejemplo. Cuando se hace casi imposible comunicarse o contactar a los inquilinos cuando con anterioridad era casi permanente el contacto, es preocupante. Con mucha seguridad le causará problemas futuros, esté alerta.
  • También es una alarma, que cada vez se solicite mayor plazo para pagar la renta. Este síntoma anuncia que pudiesen ocurrir impagos. Si es difícil pagar un mes de renta, cuando se acumulan dos o tres meses, mayor será la dificultad para pagar.
  • Si sus vecinos de confianza le informan que en la vivienda viven muchas personas o tienen visitantes asiduos, es posible que se trate de subarrendamiento. Ponga atención y averigüe al respecto.
  • Ponga también tención a los comentarios sobre mal comportamiento, gritos, peleas o mal vivir. Los problemas de convivencia afectan a los vecinos lo que le acarrean problemas al propietario de la vivienda.
  • También se presentan problemas cuando el contrato de alquiler se hace con más de una persona. Ya que unos se van y otros quedan. También es posible que se estén arrendando habitaciones. Y es posible que los últimos inquilinos sean los más insolventes.

Contrate siempre el mejor seguro de impago de alquiler y manténgase siempre protegido

También te puede interesar